El Automóvil Club Argentino cumple 115 años

Automóvil Club Argentino
Cuando el automóvil arribó a nuestro país, debió enfrentarse a la ausencia de una infraestructura acorde para su funcionamiento y a un sinnúmero de prejuicios sociales que lo cuestionaban. Para desafiar y superar estos obstáculos, en 1904 un grupo de propietarios fundó una institución que impulsó su difusión y aceptación: el Automóvil Club Argentino.

En 1904, cuando el parque automotor del país apenas alcanzaba los 250 vehículos, un grupo de propietarios decidió fundar una institución que defendiera sus intereses a través de actividades que difundieran el uso de esta nueva creación. Estos caballeros solían reunirse con sus coches en la intersección de las porteñas avenidas Sarmiento y Libertador General San Martín, donde años más tarde sería erigido el monumento a los españoles. En uno de los encuentros, Dalmiro Varela Castex y Nicanor Magnanini solicitaron al barón Antonio de Marchi, por entonces presidente de la Sociedad Hípica Argentina, el local de esa institución para realizar una reunión muy especial. Así fue como el 11 de junio de 1904 quedó formalmente constituido el Automóvil Club Argentino (ACA), en una sesión presidida por el propio barón de Marchi. Nicanor Magnanini fue el encargado de redactar el estatuto.

Dalmiro Varela Cástex fue elegido primer presidente del Automóvil Club Argentino, cargo que ejerció entre 1904 y 1908. Un merecido reconocimiento a este pionero de la automoción argentina y reconocido personaje porteño.

El rol del ACA en pos de la difusión y aceptación del automóvil fue intenso y fundamental. En las primeras décadas del siglo desarrolló una serie de actividades, entre ellas, la organización de competencias deportivas, obras de infraestructura y los primeros salones del automóvil.

 

Dejá un comentario