Charla del Torino en el Museo del Automóvil

En el marco del ciclo de charlas del Museo del Automóvil de Buenos Aires se presentó Martín Glas, autor del libro “Torino, un mito argentino”.

Por Fernando Grieco, editor de Autos del Podio

En un breve recorrido recogimos los principales conceptos que dejó el diseñador gráfico respecto a su obra a modo de reseña histórica de la revolución que generó y genera este vehículo.

Antecedentes

La historia comienza con Industrias Kaiser Argentina (IKA) de la mano de su presidente James McCloud quien declaró por entonces “En 1959, nosotros, como directivos de IKA, sabíamos que se avecinaba una gran expansión para la industria automotriz argentina. Por eso comenzamos a estudiar y negociar con empresas europeas la fabricación de un auto mediano. Creíamos que ese era un factor importante y no nos equivocamos”.

McCloud personalmente viajó a distintos países de Europa para conseguir dicha licencia y tras varias negativas el resultado fue el Bergantin.

Alfa Romeo le ofrecía a IKA comprar la matriceria de la carrocería de un auto que ellos dejaban de producir en Italia. Parte de dicho acuerdo establecía que no se podía hacer público que el modelo que se iba a producir acá tenía algo que ver con la marca italiana. Por ende, entre otras modificaciones tuvieron que rediseñar el frontal característico.

Contexto

Los rivales de la época eran el Chevrolet 400, el Ford Falcon y el Valiant, todos ellos autos americanos. No había aun un mediano europeo.

IKA vuelve a la carga en la búsqueda de una nueva licencia que le permitiese competir. Tuvo un principio de acuerdo con Peugeot que no prosperó debido a la vinculación local pre existente con Renault.

Por ello recurrió a la estadounidense AMC (American Motor Corporation) para incorporar el Rambler American 440, que oportunamente había quedado afuera del acuerdo que tenían para fabricar los tradicionales Rambler.

Hubo que coordinar muchísimo trabajo entre Santa Isabel y Turín para que el proyecto Torino saliera adelante. Hay una anécdota que dicen que en un momento de desarrollo los ingenieros decían “Si seguimos así el radiador va a quedar afuera del auto. El motor Tornado era para otro tipo de vehículo”

En la década del 60 el país despertaba una pasión por el automovilismo similar a la del fútbol.

Lanzamiento y fabricación

El Torino se desarrolló entre 1964 y 1966.El aporte de Juan Manuel Fangio logra acercar a su amigo personal Gian Battista Pinin Farina y rubricar el acuerdo con el diseñador italiano hacia fines del 63.

Su lanzamiento comercial se produce en enero de 1967 y al poco tiempo logra convertirse en el auto aspiracional de los argentinos.

En sus versiones 2 y 4 puertas era un auto con diseño europeo (aunque reformado y fabricado íntegramente en el país) que tenía previsto llegar a los 200 km/h (objetivo que finalmente logra). El motor de 3700 cc, que equipaba al modelo 380 W, podía alcanzar una potencia máxima de 175 hp.

El Torino versión Pininfarina, no tenía muchos detalles en cromo, más bien los suficientes para resaltar las líneas del auto.

El modelo introduce detalles en madera (europea y nacional), los cuales le otorgan rasgos deportivos y calidez en su interior. Además, fue el primer auto en incorporar de serie los faros de iodo.

1969/1970. En su primer restyling el Torino TS incorpora faros circulares en su parte trasera y se modifican levente los paragolpes. Posee una parrilla más integrada. Su logo queda enmarcado en la parte central a modo de escudo.

Se estilizan las luces de giro, la consola de la caja de cambios posee fuelle de cuero y una palanca en madera a tono con un tablero estilo aeronáutico. Se lo equipa con radio AM en forma seriada.

En 1975 Renault adquirió el paquete mayoritario de IKA y, tiempo después, renombró al Torino como Renault Torino

1976: se discontinúan los 3 carburadores Weber de doble boca. Además se reemplazan los detalles en madera por material vinilo.

1978: el año del modelo Grand Routier, un sedan de turismo.

1979: se sanciona la Ley de Reconversión Automotriz que, entre otras disposiciones, flexibiliza las importaciones. Sus últimas versiones fueron GR y ZX. Incorpora llantas de aleación. El Torino se vende con el logo del rombo de Renault.

Su fabricación se extiende hasta diciembre de 1981, algunas unidades logran patentarse al año siguiente.

En total se estima que se fabricaron algo más de 99.000 unidades, de las cuales más del 50% fueron en versión cupé.

La marca dentro del Turismo Carretera

Torino al presente obtuvo 5 campeonatos, entre la década del 60 y del 70, pero en la era moderna no compite con su motor original (mismo caso aplica para Dodge) sino que lo hace con motor Cherokee.

Oreste Berta (por entonces un joven empleado de la empresa) y su equipo se dedicaron a desarrollar las versiones de competición.

La aparición del Torino en TC  data del año 1967 en la Vuelta de San Pedro, con victoria de Héctor “Pirin” Gradassi contra todos los pronósticos. A la brevedad, otros pilotos fueron pasándose al Toro, como Gastón Perkins, Nasif Estefano, etc. Luis Di Palma ya corría en TC, pero con una cupecita Chevrolet y cambia en 1969.

Disconforme con las medidas reglamentarias impuestas por la ACTC la asociación de concesionarios de IKA se retira de la categoría. Durante 1979 y 1983 se destaca la presencia, ya sin apoyo oficial, de Ricardo De Arzave (su mejor resultado fue un 3er. puesto en la temporada 1980).

Los campeones a la fecha desde 1967 a 2017:

1967: Eduardo Copello – Prototipos Liebre Mk I, y II Torino

1969: Gastón Perkins – Prototipo Liebre Mk III Torino

1970: Eduardo José Copello – Prototipo Liebre Mk III-Torino (Fórmula B)

1970: Luis Rubén Di Palma- Torino Coupé  380W (Fórmula A)

1971: Luis Rubén Di Palma- Torino Coupé 380W

Martín Glas, autor del libro “Torino, un mito argentino”, ofreció una charla sobre el emblemático auto en el Museo del Automóvil de Buenos Aires.

Dejá un comentario