Luján, exposición y frío

La 2ª Exposición de Automóviles del Complejo Museográfico Provincial “Enrique Udaondo” la organizó la Asociación Civil Museo Histórico Enrique Udaondo, el lunes 9 de julio en la ciudad de Luján, en la provincia de Buenos Aires. Como el año pasado el frío se hizo presente. Aunque no fue impedimento para que el público se acercara a la muestra.

Por Mauricio Uldane, editor de Archivo de Autos
Fotos: Mauricio Uldane/Gustavo Feder

Modelos Peugeot fabricados en Argentina.

Todo comenzó temprano en esa fría mañana del día patrio. El sol estuvo ausente ese lunes y hasta algo de llovizna se hizo presente. La convocatoria fue buena, de autos y de público. Como no conseguí que nadie, de los conocidos fierreros, me acompañara a la ciudad de Luján viajé solo en colectivo.

Así, luego de casi una hora 45 minutos, llegaba a la terminal de colectivos de la mencionada ciudad bonaerense, procedente de San Miguel. Por suerte la terminal está al lado del Área III del Complejo Museográfico “Enrique Udaondo”. Allí en la puerta estaba Eduardo Nolazco con su inmensa figura. El motor de la recuperación del Salón del Automóvil del museo.

Él es la cabeza y detrás tiene un grupo de apasionados que lo siguen. Estuve presente el domingo 28 de mayo de 2017 cuando se realizó la 1ª Exposición de Automóviles, y los cambios en el Área III son muy grandes. Eso me contaba Diego Abal que estuvo en la organización de esta exposición.

La Asociación Civill Museo Histórico Enrique Udaondo realiza una invaluable acción para poner en valor las instalaciones del museo.

Pintura, iluminación, alarma y recuperación de los autos del museo son los cambios que se aprecian a simple vista de un año a otro. Todo realizado por este grupo de gente que está apasionada por la historia y los autos. La Asociación Civil Museo Histórico Enrique Udaondo acaba de adquirir su primer patrimonio: un Kaiser Carabela porta féretro, con su chasis alargado, que oficia de “food truck”.

Un “Food Truck” desarrollado a partir de un Kaiser Carabela fúnebre. La primera adquisición de la Asociación Civil Museo Histórico Enrique Udaondo.

Estaba estacionado en la puerta del Área III y donde se podía comprar desde un pancho a un café. Hay una foto que testimonia mis palabras. Justamente enfrente del museo estuvieron estacionados los colectivos del ayer. Aquellas unidades que estaban profusamente fileteadas.

También los cambios dentro del museo se aprecian en las gigantografías que acompañan al Papamóvil o a los Ramblers Ambassador presidenciales. Ya que se recuperaron las dos unidades que estaban en el museo. Pero no solo esos autos se pusieron en valor sino que otros como se puede ver en las fotografías que ilustran esta crónica.

Los Rambler Ambassador predisenciales forman parte del patrimonio del museo.

Todavía hay vehículos que esperan ser rescatados del abandono, las inundaciones y el paso del tiempo. Pero de a poco el museo vuelve a tener presencia del público y exhibir sus vehículos. Lo cual en los tiempos que corren no es poco.

Entre las personas que me encontré en las horas que pasé en el museo estaba Gustavo Feder, editor de Autohistoria, y uno de los organizadores de Expo Auto Argentino. Charlamos un largo rato de autos y demás. También la charla fue extensa con Gabriela Tenner y Claudio Castro los responsables de Lenguaje claro Editora.

Estuvieron presentes con sus libros sobre automovilismo e historia. Pese al frío, tenían armada su mesa llena de material bibliográfico. Hasta tuvieron la generosidad de acercarme a Moreno para acortar el tiempo en el regreso a casa.

Hubo varios invitados a exponer sus preciados autos. Por ejemplo Guillermo Suárez con el Torino Lutteral Comahue SST, que a su lado tenía la compañía del Torino Lutteral Comahue de Fabio Ameghino. También estaba Roberto Bellia con su Chevrolet Super Sport, un auto de familia y con historia.

El Lutteral de Fabio Ameghino. Siempre presente en los eventos solidarios.

Después había integrantes del Ford Sierra Fan’s Club o Club del SIAM por nombrar a dos de los clubes presentes. Como es la modalidad había autos de particulares en excelente condiciones. Todos ellos para darle una mano a estas personas que han logrado que el museo reabra sus puertas al público visitante. Luego de estar mucho tiempo cerrado.

El valor de la entrada era un bono contribución de $50 y los menores de 12 años ingresaban gratis. Además del mencionado “food truck”, en el interior del museo, había un puesto de comida. Todo para ayudar a dejar en mejores condiciones al Área III del Museo Udaondo.

Pero, tal vez, lo más importante de la jornada pasó alrededor de las 15 horas cuando se le hizo un homenaje a la figura de José Luis Murgo. Justamente, el lunes 9 de julio se cumplió un mes de su fallecimiento. El primero en decir unas palabras fue Gustavo Feder, amigo de Murgo y coorganizador de Expo Auto Argentino.

También la directora del Complejo Museográfico Provincial “Enrique Udaondo”, María Teresa Tartaglia, dijo unas palabras sobre la desaparición de Murgo y sobre la obra que ha dejado y cómo ha transcendido en las personas que lo rodeaban.

Eduardo Nolazco mencionó que José Luis Murgo había reparado los equipos de aire acondicionado de los dos Rambler Ambassador presidenciales. En especial en la unidad que participó de la Caravana por el Auto Presidencial en noviembre de 2015. Como también la reparación de las dos sirenas de ambas unidades.

Se hicieron sonar ambas sirenas en homenaje a Murgo y luego se guardó silencio. Pero el momento más emotivo fue cuando la esposa de José Luis Murgo, su hija y su hermana, recibieron una plaqueta que lo honra. Inevitables las lágrimas en más de uno de los presentes y de los familiares.

Los que lo conocimos a Murgo no lo olvidaremos y eso será una manera de mantenerlo vivo con nosotros. Su trabajo en pos de rescatar la historia del auto argentino no puede quedar olvidado. Tanto que Gustavo Feder dijo que está el compromiso de terminar el libro en el que estaba trabajando Murgo, que está dedicado a los prototipos argentinos.

Los familiares de José Luis Murgo recibieron emocionados una plaqueta que honra su memoria.

Para terminar la crónica que les cuento que las instituciones que convocaron, y adhirieron, a esta exposición de autos fueron el Rambler Car Club, Expo Auto Argentino, Autohistoria, Coche Argentino, Lenguaje claro Editora y Ruedas Clásicas. Ahora quedamos a la espera de las nuevas actividades del Área III del Museo Udaondo.

Los colectivos aportaron su carnavalesca policromía.
“Malambo”, un histórico empleado del museo, ofreció una visita guiada por las instalaciones del complejo.
Los Chevrolet 400 de fines de los 60 y comienzos de los 70.
La cupecita BMW 700, pariente cercano del De Carlo 700.
Dodge GTX y Coronado, la gama alta de Chrysler en los 70.

4 pensamientos en “Luján, exposición y frío”

  1. Muy bueno tu relato y tus fotos. Al leerlo, reviví cada momento de mi visita al Museo.
    Muchas gracias por tu mención y por tus fotos. Felicitaciones una vez mas. Saludos…

  2. Hermosa tarde eh pasado con muchos conocidos y por primera vez conoci el museo y la ciudad de Lujan. Nunca habia ido. Ojala el año q entra se haga un nuevo evento. PD: ojala sea en primavera o verano jajajaja Saludos

    1. Hola León. La organización tiene previsto repetir el evento y posiblemente un cambio de fecha más cerca de la primavera. Lo publicaremos en Autos&Clubes. Saludos.

Responder a Gustavo Cancelar respuesta