Pairetti homenajeado

En el marco de la 3ª fecha del campeonato 2018 del campeonato de la A.C.T.S.H., la asociación homenajeó a Carlos Alberto Pairetti al cumplirse 50 años de la obtención de su título de TC.
Pairetti se sube a la cupecita nº 56 con la que debutó en TC

El  “Circuito Costanero” de la Ciudad de Arrecifes fue el escenario elegido por la Asociación Corredores Turismo Standard Histórico (A.C.T.S.H.) para la disputa de la 3ª fecha del campeonato 2018. Pero no fue una fecha más. El Gran Premio Cuna de Campeones resultó una excusa perfecta para homenajear a una de las tantas glorias que esa localidad del norte de la provincia de Buenos Aires le entregó al automovilismo argentino: Carlos Alberto Pairetti.

Este año se cumplen 50 años de la obtención de su título de campeón de Turismo Carretera a bordo del mítico “Trueno Naranja” y la A.C.T.S.H. decidió homenajearlo en la misma ciudad que lo adoptó desde sus siete años y donde inició su gran carrera deportiva.

En la tarde del sábado 2 de junio se hizo una pausa entre las series finales de la competencia para distinguirlo en las instalaciones del Arrecifes Automóvil Club. En nombre de la A.C.T.S.H., Rolando Gutesman le entregó una plaqueta recordatoria de esa histórica gesta. Emocionado, Pairetti agradeció el gesto y recordó su historia personal y deportiva. Con indisimulado orgullo, destacó que más de 100 carreras de Turismo Carretera fueron ganadas por pilotos oriundos de esa ciudad, un récord inigualable en el país y, posiblemente, en el mundo. Un dato irrefutable que acredita con certeza que Arrecifes es cuna de campeones.

El acto contó con la presencia de familiares de Pairetti, funcionarios de la Municipalidad de Arrecifes y miembros de la Comisión Directiva del Arrecifes Automóvil Club.

Pero “Il Matto” no fue el único homenajeado. La ciudad del norte de la provincia de Buenos Aires respira automovilismo en cada una de sus calles y otras dos de sus glorias fueron distinguidas por los organizadores de la competencia.

Con juveniles 104 años, Don Orlando Raúl Lizzi es una de las glorias vivientes arrecifeñas. En la década de 1960 participó con un DKW 1000S, marca de sus amores, en numerosas carreras del Turismo Standard, incluidos algunos Grandes Premios. Don Orlando aún conserva y conduce el DKW con el que cada tanto se da el gusto de dar un par de vueltas por las calles de su querida ciudad.

Con juveniles 104 años, Don Orlando Raúl Lizzi pisó a fondo el DKW para dar una vuelta en el circuito arrecifeño

El otro homenajeado fue Alberto Marillet, un destacado mecánico recientemente fallecido. El homenaje fue iniciativa de Mario “Espartaco” Litardo, primo hermano de Pairetti. Litardo, de 83 años, fue también piloto y en los años 60 disputó muchos grandes premios de Turismo Standard al mando de  una muy veloz coupé BMW 700 y en el posterior Turismo Nacional, con Peugeot 504. Durante toda su carrera deportiva, sus autos fueron atendidos por su amigo Marillet.

El recuerdo a su mecánico y amigo Alberto Marillet. Mario Litardo participó de la prueba y homenaje con este Fiat 1500.

Además de los homenajes, la A.C.T.S.H. lleva adelante actividades solidarias en cada ciudad en la que se presenta. En esta oportunidad, se entregaron donaciones para la Cooperadora del Hospital Municipal “Santa Francisca Romana”. Además, cada tripulación entregó 10 Kg de alimentos no perecederos, mientras que la firma DIDIFAS S.R.L. efectuó una donación de 80 pelotas “Caprichito”, más elementos para gimnasia, los cuales serán cedidos a instituciones de bien público de Arrecifes.

El final de la actividad fue a pura emoción y adrenalina. Pairetti se subió a la cupecita 56 con la que debutó en TC, “Espartaco”, al Fiat 1500 con el que participó de la prueba, y Don Orlando al Auto Union nº50 de Raúl Aprea. Los tres, al volante de sus máquinas, dieron una vuelta por el circuito.

Un gran final para una gran jornada.

Broche de oro. Los homenajeados en la pista, una vuelta a pura emoción.

Dejá un comentario