Visita a La Plata

Caravana a la Ciudad de la Plata

El domingo 15 de Abril el Citroën Club Bs As realizó una caravana a la Ciudad de la Plata con el objetivo de visitar dos lugares emblemáticos: La Ciudad de los Niños y El Museo Rau.

Los Citroën ingresan a la Ciudad de los Niños

Saliendo a las 10.30 hs desde el peaje Hudson de la autopista Buenos Aires-La Plata,  los coches del Citroën Club Buenos Aires se encontraron con Miguel Lavalla en la bajada de Villa Elisa, quien los guió hasta la Ciudad de los Niños, donde un lugar exclusivo estaba esperándonos para poder estacionar todos los vehículos. Allí se sumó el club Citroneros platenses que le dieron un espectacular marco al evento.

Luego de pasear y almorzar en la ciudad, partimos alrededor de las 15.30 hs, hacia el Museo del automóvil, Colección Rau. Nuevamente encabezó la caravana Miguel Lavalla, quien con maestría nos llevó por la ciudad de las diagonales hasta la anhelada calle 1, donde un histórico edificio del año 1875 cobija un importante fragmento de la historia bonaerense.

Y precisamente al abrir sus puertas, nos recibió uno de sus mentores: Jorge Rau, quien con sus jóvenes 80 años, empezó a contar con pasión, la historia de cada vehículo y de cada objeto presente.

Jorge Rau fue distinguido por los socios del Club Citroën Bs. As., en reconocimiento a su extensa labor.

En una pausa que hizo Don Jorge, aprovechamos para entregarle una mención en reconocimiento a su extensa e invalorable labor.

Luego de recorrer el Museo y sorprendernos en cada rincón, terminamos la visita tomando un rico café en el pintoresco Bar “El Gran Premio”, mientras escuchábamos esa curiosa radio rusa, alimentada a querosén.

Al final de la jornada, tanto los chicos como los grandes terminaron felices.

Recorrimos dos lugares muy distintos, pero el objetivo fue el mismo,  al fin y al cabo, es como dice el cartel expuesto en el museo: “la diferencia entre un hombre y un niño,  está en el tamaño de sus juguetes”.

Entrada del Museo Rau

Acerca del Museo del automóvil, Colección Rau.

El Museo cuenta con 450 m2 de los cuales 50 m2 están ocupados por un patio central totalmente vidriado.

El salón expositor alberga un importante acervo de automóviles, motos, bicicletas, carteles enlozados, surtidores a manija y maniquíes que conforman un ambiente único que los remonta a principio de siglo.

Entre los vehículos en exhibición se pueden descubrir un Ford T Town-Car 1917 (Premiado por la FIVA como vehículo mejor conservado en Autoclásica 2011), Durant D6 1929, Ford A Roadster 1931, Fiat Topolino 1939, Heinkel 1960, Messerschmitt 1960, Overland 1917, entre otros.

También hay motos como una Corgi Excelsior de “paracaidista” y algunas invitadas, entre ellas una BMW 1960 de 600 cc con sidecar y una Guzzzi.

Pero la colección no termina aquí, ya que cuenta con vehículos en proceso de restauración como un Renault 1910, Citroën C6 1930 doble phaeton, Peugeot 1917, un Chevrolet 1939 Turismo Carretera que corrió Esteban Sokol y un Cadillac Fleetwood 1960.

En el Patio, el aljibe, los maceteros, los adoquines, el desagüe del agua por medio de gárgolas, completan este espacio de relajación absoluta.
El taller fue armado con las herramientas del padre de los fundadores junto con el banco de trabajo y el tablero de prueba de electricidad.

El bar “El Gran Premio” es el responsable de la merienda luego de la visita por el salón. Ofrece una carta de videos automovilísticos con 50 títulos, que se pueden elegir libremente.

 El inicio del Museo

La idea surgió del sueño de dos hermanos que con el tiempo compartieron algo más que la vida, esa pasión indescriptible pero única por los autos.
Ya de niños, construían su universo de ficción con autitos de juguete que fueron transformándose de a poco en autos de tamaño real.
Y fue así que Jorge y Cecilio Pablo Rau, a sus 18 y 20 años de edad, compraron su primer “Sueño motorizado”: un Ford T 1927.

Motivados, continuaron con la búsqueda de objetos, accesorios, surtidores de combustible, etc., que pensaban albergar en el fondo de su casa, en un pequeño “museíto”.
La colección se fue incrementando de manera tal que tuvieron que pensar en buscar un lugar que resguardase dicha colección y entusiasmo.

Y fue en 1984 que compraron un edificio, que más allá del lugar físico y material, tenía un valor simbólico. El mismo fue construido en 1875 y había funcionado hasta 1906 como oratorio para los primeros habitantes de la zona. Empezaron así con los trabajos de restauración y conjuntamente se siguieron comprando automóviles tratando de no dejar pasar aquellas unidades consideradas “únicas”.
Hoy, luego de muchos años, (y las mismas piezas de colección pueden dar muestra del tiempo), Jorge y Cecilio aún conservan almacenado e intacto ese pasado de juego y ensueño, ese mundo de encanto y fantasía, ese mismo que ladrillo tras ladrillo, escombro tras escombro y vida (tanta vida), logró ser El Museo.

Reconocimientos

El Museo del Automóvil “Colección Rau”, fue declarado de Interés Cultural-Legislativo por Resolución D-1944/07-08, de la Cámara de Diputados.
El Concejo Deliberante de La Plata, en su Sesión  Ordinaria N° 31, celebrada en el día 29 de noviembre de 2012, ha sancionado:
Decreto N° 244, Art 1°. Declárase Personalidad Destacada de la Cultura, por su labor de recopilación, restauración y fundación del Museo del Automóvil, al Señor Jorge Rau. Expte. 55563
Decreto N° 245, Art. 1°. Declárase de Interés Turístico y Cultural al Museo del Automóvil “Colección Rau”, fundado el 4 de marzo de 2006 en nuestra ciudad. Expte. 55152 y ag.

Horarios de atención:
El museo está abierto desde febrero hasta el segundo fin de semana de diciembre durante los días sábado, domingo y feriados (salvo feriados puente), en el horario de 15 a 19 hs.
Para visitas especiales por favor consultar a:
Evelin Rau: 0221-15 5025153
coleccionrau@yahoo.com.ar

Dirección:
Calle 1 121, casco urbano, b1902cgc, La Plata, Buenos Aires.

 

Dejá un comentario