100 años de la planta Ford de Rouge

La Planta de Rouge de Ford en Estados Unidos es la única en la historia del continente en haber producido vehículos – y hasta barcos y tractores – ininterrumpidamente por 100 años. Estuvo operativa durante las dos guerras mundiales y 18 recesiones, todo esto mientras producía algunos de los modelos más icónicos de la compañía – desde el Ford A, pasando por el Mustang y la F-150.

Todo comenzó en 1918, cuando la planta comenzó a producir barcos Eagle para la marina de los Estados Unidos durante la Primer Guerra Mundial. Hoy en día, 7.500 empleados trabajan en tres turnos para producir el vehículo más vendido de los Estados Unidos, la pick up F-150. La Planta Rouge de Ford en Estados Unidos es la única en la historia del continente en haber producido vehículos – y hasta barcos y tractores – ininterrumpidamente por 100 años. Estuvo operativa durante las dos guerras mundiales y 18 recesiones, todo esto mientras producía algunos de los modelos más icónicos de la compañía – desde el Ford A, pasando por el Mustang y la F-150. En la actualidad, mientras Ford conmemora el centenario de Rouge, la planta está preparándose para su siguiente acto, que incluye la producción de la F-150 híbrida en dos años.

“Ford se compromete a garantizar que nuestros vehículos continúen impulsando el mundo de manera sostenible, ya sea que estén propulsados por motores EcoBoost, híbridos o sean totalmente eléctricos “, afirmó Bill Ford, Presidente Ejecutivo de Ford Motor Company.

La Rouge producirá estos vehículos transformacionales utilizando la última tecnología en robótica, impresión 3D y realidad virtual, gracias a la apertura del nuevo Centro de Producción Avanzada en Redford, Michigan.

Rouge: Los primeros 100

La Rouge es donde la revolución industrial se apoderó. La visión de Henry Ford de la instalación de esta planta era que se convertiría en una potencia de fabricación totalmente integrada y autosuficiente. En los años 30, más de 100.000 empleados trabajaban en el complejo por día. Si

Rouge hubiera sido una ciudad, habría estado rankeada como la 4° ciudad más grande de Michigan en ese momento. No es sorpresa que Rouge tuviera su propio departamento de bomberos, fuerza policial y hasta hospital – además de una planta de energía, fábrica de acero, vidrio y varios kilómetros de línea de montaje.

Se convirtió en un símbolo de determinación y productividad del trabajador estadounidense. Es donde se estableció el salario de US$ 5 por día y ayudó a emerger a la clase media. La planta también es conocida por eventos que probaron la resiliencia de los empleados y la relación entre sindicatos y compañías.

En la Planta de Rouge se fabricaron los modelos más icónicos de Ford, desde el Ford A, pasando por el Mustang y la F-150.

El futuro del Complejo Rouge

A medida que nuevas tecnologías disruptivas emergen en la industria, Ford ha inaugurado el Centro de Producción Avanzada en Redford, Michigan. Al mismo tiempo, la UAW (United Auto Workers) y Ford están desarrollando un área de entrenamiento en Allen Park para que los empleados puedan aprender a adaptarse a estos nuevos escenarios disruptivos. El objetivo: crear la fuerza trabajadora emblema del siglo XXI. Ford designó estas instalaciones para acelerar el paso de la producción innovadora en las áreas más fuertes de la compañía, que incluyen robótica, impresión 3D, realidad virtual y demás procesos innovadores que incluyen robots colaborativos, inteligencia artificial y fábricas digitales.

“Las nuevas tecnologías y la innovación siguen siendo el sello distintivo de todos los centros industriales de Ford, inspirados por lo que la Rouge ha sido conocida durante el siglo pasado”, expresó Joe Hinrichs, Presidente de Operaciones Globales de Ford. “Continuaremos encontrando formas de aplicar nuevas tecnologías y herramientas para entregar vehículos de alta calidad para nuestros clientes e incluso un trabajo más significativo para nuestros trabajadores por hora”.

Estas herramientas tienen como objetivo mejorar la ya gran eficiencia del centro y sus 7.500 empleados. Durante los tres cambios de turnos que hay en la planta, una nueva F-150 sale de la línea de montaje cada 53 segundos. En 2020, la planta comenzará a producir su versión híbrida.

Con Conciencia Ambiental

Con el cambio a aluminio en las estructuras de la F-150 en 2014, la planta añadió un sistema de reciclado de este metal. Este sistema de circuito cerrado, con más de 3.200 metros de conductos y compuertas controladas por computadora, ayudó a Ford a reciclar entre 5.000 y 6.000 kilogramos de aluminio al mes. Eso es suficiente para construir más de 37,000 carrocerías de pick-up de la serie F al mes, lo que equivale entre 65.000 y 80.000 kilogramos de aluminio por año.

La planta, que recientemente alcanzó su objetivo de Zero-Waste-To-Landfill (Cero Residuos a los Rellenos), también es parte de la estrategia de reducción de agua más amplia de la compañía. El objetivo a largo plazo de Ford es no utilizar agua potable (es decir, apta para consumo) en sus procesos de fabricación.

Fuente: Prensa Ford Argentina

Dejá un comentario